Otto Dix

Gráficas Críticas 1920 - 1924

Como soldado Otto Dix vivió en pleno la experiencia de la Primera Guerra Mundial, compartiendo en primera fila los traumas y experiencias que conllevó. Para el artista ha sido una de las experiencias más decisivas para su vida y sus creaciones.

Más de 600 dibujos fueron producidos del artistas en los años 1915-1918 en diferentes lugares bélicos en Bélgica, Francia y Rusia. Estas “minutas artísticas” de la guerra junto con sus recuerdos personales formaron la base para la publicación de aguafuertes “DER KRIEG” (LA GUERRA), editado por Karl Nierendorf en el año 1924. Esta compilación de obras refleja con gran intensidad los desastres de la trinchera en la Primera Guerra Mundial y desenmascara de esta manera la guerra en toda su realidad brutal. La serie que consiste de 50 aguafuertes se compara por ello muchas veces con los “Desastres de la Guerra” de Goya . Es una obra principal en el oeuvre del artista y forma el centro de esta exposición.

Otto Dix nunca tenía la expectativa de poder cambiar al ser humano y casi nunca tomo una postura política. Debido a la inmediatez y la honestidad brutal de sus obras fue aun así difamado por los nacionalsocialistas como artista degenerado. Fue por ello que, después de la toma de poder por Hitler  perdió su trabajo como profesor, le prohibieron exponer y fue representado con ocho obras en la famosa exposición “Arte Degenerado” en Múnich.

Dix estuvo siempre interesado en los grupos marginalizados de la sociedad, como los lisiados de la guerra o las prostitutas, que fueron parte de los resultados y la mala política de la posguerra. Su  interés como artista en estos grupos encontró desagrado a sus contemporáneos. Muchos ejemplos se encuentran también en esta exposición.

Dix siempre dijo “O me desacreditan o me celebran” Dix vivió las dos.

Una exposición del Institut für Auslandsbeziehungen e. V. (ifa / Instituto para las Relaciones Culturales Internacionales), Stuttgart, Alemania, www.ifa de

 

En cooperación con: